domingo, enero 14, 2007

Estación Terminal



Por Juan de los Palotes

¡Amor, la vida se nos va,
quedémonos aquí, ya es hora de llegar!
¡Amor, quedémonos aquí!
¿Por qué sin compasión rodar?


Letra: Homero Expósito


Éramos,
Como saben serse las columnas que sostienen capiteles;
erectos juncos librados a la virgen de los vientos.
Éramos,
Para la luz estorbo que obstruía el paso,
y nuestra sombra mochila cargada de memorias.
Éramos,
abrazadera ciñendo mi boca a tu entrepierna
y tu pollera un manto de piedad a los arrestos de mi vicio.
Éramos,
latiendo un mismo sorbo de vino chorreando comisuras
sin copas tañendo vientos por el borde,
solo una botella y su pico goteando nuestros besos.
Éramos,
tan solo por ser, que más da si el después,
si un tango en su vaivén arrebató
los últimos añicos del estar despiertos
y nos durmió para siempre en el banco de un anden
hacia ninguna parte.

2 comentarios:

orillas de la cuentera dijo...

hay una hilacha tan delgada que pudiera no verse,que los une en un finito "eramos"...
el porte de tu poema hace que sintamos esa fibra tenue y se haga soga ante los ojos...

de fin el "eramos" se hace un nudo infinito...principio del fin ,fin de principio...

Juande dijo...

Gracias Maby, como si presente y pasado adquirieran una conjugación atemporal, y su espacio, ese paraje terminal los hiciera remonter el eramos para quedarce para siempre en el somos.
tu lectura me llena de placer,
te agrego en una orilla cuentera atrincherada.
Besos
Horacio