martes, enero 09, 2007

SIN EXCUSAS




Por Juan de los Palotes

No, no fue un limón la excusa
Ni el roce de mis dedos en tus manos
Ni el incendio que ardió en tus ojos
Ni la lagrima ni un árbol mudancero
Ni caricias tardías apilaron
Septembreros besos acallando pájaros
Ni el rió, ni un melón en luna
Ni el estarse en poesía
cuando todo en rededor se emprosa
Ni aquella roza aromando espejos
Ni la miel ni la magia
que pone puntos a las torres de las plazas
No, no fue la taza de café
Ni una sopa calienta cuerposalma
Fue: encontrar pedazo en falta
que encaje justo ahí,
donde hace falta,
para cerrar los ojos y olfatearnos barros
palma a palmo en la piel del alma
e incrustarse en comunión en cada arista
del ultimo añico de guijarro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Algo late , siempre en los guijarros. Intenso. Me ha encantado.

Un abrazo

María Inés dijo...

Mi corazón late de emoción.
¡Qué hermoso!
¡Qué maravilla!
Y pensar que uno pierde tanto tiempo con gente que sabe que no encaja y se te va la vida forcejeando para hacer entrar algo que no va.
Un abrazo sentido.