jueves, marzo 01, 2007

Yuxtaposición




Recuerdo, como si las agujas del reloj giraran a la izquierda, como si recordar fuera la madre de imaginados momentos, deseados, soñados momentos que aun no nacieron, aquella madrugada calurosa en que irrumpí en su casa a las 2:… sin otro equipaje que unas galletas para el mate. Fue el día más caluroso de ese verano. 2006 años eran desde que nació esta era y le pusieron Cristiana por título, tal vez, hace décadas dejó de serlo y nadie, ni hereje ni converso se ocupó de cambiarle la etiqueta.
Nos sentamos en su jardín que en perspectiva no daba la real medida de su dimensión, tal vez por sus medianeras que tapizadas de verde daban al aire aroma de horizonte.
Éramos ella y yo, mate por medio elucubrando sobre la gestación de un cuento por título “El jardín de los senderos que se bifurcan”, que si su autor, bibliotecario, inspiró sus letras en el ámbito de su cotidiano quehacer. El sol arto naranja nos despertó de aquella trabada discusión sobre si la médula de la metáfora era poner el cuento en un plano superior de entendimiento o si su críptica narración no tenía otro asidero que el de una laberíntica y enigmática adivinanza.
Las horas habían pasado sin pausa, siempre hacia la derecha, si se me permite este pecado, éramos, sin darnos cuenta, ambos, un poco menos jóvenes, un poco menos pobres un poco mas libres.
Ella pudo decir lo mucho que le disgustaba Borges y yo escucharla sin que me enoje su apreciación.
Hoy en otro presente, se que ellos, ambos tenían razón, que el Borges bibliotecario y el poeta metafísico coexistían en aquel cuento en yuxtaposición. Como en el jardín de los senderos, ambos estaban alineados en su microcosmos. Laberinto y Novela eran un solo objeto y solo un objeto. Lo trascendente, lo real, lo importante era que estaban juntos, en ese mismo espacio, en ese mismo tiempo. Al unísono.

6 comentarios:

mabel casas dijo...

horacio

una prosa con magia!!intensa y enorme
desde la realidad que acuarela y los espacios con tiempos coincidentes.
tiene luz el texto...
tiene yuxtaposición palpada en la narracion
y todo por el jardín,los senderos,las bifurcaciones,ella y el,y ese instante

felicitaciones me hace sentir plena como lectora,es como encontrar lo que se desea leer...gracias
impresionante!!
abrazos
mabel

Juan de los Palotes dijo...

Gracias Maby, ...y que usted lo diga...cuentera!
Besos
Horacio

historia dijo...

hola horacio:

hermoso.....
más me gustó el final, donde lo más importante de todo, es que estaban juntos........
pensando distinto, hablando distinto, pero JUNTOS!!!

muchos saludos,

Horacio dijo...

Gracias Historia por seguir , asi, de cerquita, como al oido.Como en esa primera infancia en que se escucha un cuento para dormirse acompañado.
Horacio

Paz dijo...

Este relato se siente como un bello y suave arrullo entre la mirada y la voz , una perfecta danza de intercambio donde la palabra enamora y la mirada absorta lo toma -

Esta suavidad es imposible no sentirla .

Paz/

Horacio dijo...

Paz/ciencia...

ves? por que digo que tenes eso que me gusta?
hermoso comentario
gracias