viernes, junio 29, 2007

CUADRATURA DEL CÍRCULO



Por juan de los Palotes

Un exaltado sueño y un recuerdo me son recurrentes, ambos desde un mismo acontecimiento de mi vida donde recuerdo y sueño se entrecruzan en un mismo y único episodio monódico.
He decidido hoy volver a ese lugar para recorrer la delgada cuerda que separa tensa la realidad de la fantasía,
Pararme en suspenso en el umbral que silente aparta lo onírico de lo vívido, no como protagonista sino como espectador, como un observador de una escena tan tangible como las imágenes que evocan mi memoria; licuándolas
hasta evaporarlas, tan etéreamente sólidas como se representan en mis sueños.
Y allí me paré , en esa esquina como hace cuarenta años.
Me detuve allí, en ese lugar en que oriné mis pantalones y solo hallé el recuerdo revolviendo imágenes, destiñéndose como el tiempo destiñe las páginas sepias hasta hacerlas ilegibles.
Sentí que presente y pasado se encontraban en esas coordenadas, junto al futuro evasivo que huía hacia delante.
En un instante la eternidad se había dado cita en esa esquina y toda mi vida se concentraba como un haz incandescente en un atemporal simulacro de armonía.
Toda la agitación que me turbaba en sueños pasó a ser ajena, indiferente. Me fui de allí con la placida certeza de que la cuadratura del circulo había cambiado su trazado y desperté escuchando una voz algo más grave, mas sabia y por cierto no menos propia que me decía al oído: Esto también pasará.

4 comentarios:

FiNi dijo...

ja!
todo pasa! hasta la ciruela pasa!
y ni que hablar de las uvas pasas.
un poco de humor con este frío, eh?
pedaleos inFINItos.
Fini

carmen dijo...

Todo pasa, es cierto, para llegar a la calma de uno mismo.Con ello aprendemos, avanzamos y sentimos nuestra esencia.
Has hecho bien en volver.

María Inés dijo...

Hay situaciones recurrentes que se empeñan en quedarse...
Hay que hacer el esfuerzo consciente de dejarlas ir y en ese fluir nos liberamos.

MabelBe dijo...

Tal cual, Horacio. Todo pasa, lo bueno como lo malo. Es la frase que hay que tener en la manga. Lo único que se diferencia es la "longitud" del tiempo hasta que pase. Y luego acompañar con el compás del olvido, porque lo que pasó merece ser olvidado.