jueves, junio 14, 2007

recurrencias


por Juan de los Palotes


En este mismo ayer que es hoy indiferente
se agolpan polvorientas en estantes
las mismas historias recontadas;
los mismos versos mil veces corregidos
por otros tantos hombres no menos imperfectos.
El valiente troyano amonestado y el quijote
en batallas desganadas.
Los libros de la ley, el antes y el después
de los historiadores, los mismos ciclos de amor
y desamores, los salmos del hebreo y el cordero
se citan cada vez y una tras otra.
Todo lo viejo se hace nuevo en el blanco papel de mi ignorancia.
Cuantos soles he visto cruzar en el celeste
cielo que nunca es igual y sin embargo
uno solo es el astro y su rutina.
Una sola es la luz que se adivina
igual saldrá mañana,
Aunque entonces de mi no quede nada .

4 comentarios:

deborahadaza dijo...

"Todo lo viejo se hace nuevo en el blanco papel de mi ignorancia" esa soy yo!! un abrazo

Luli dijo...

Descubrimos así que hay siempre algo inédito, algo nuevo, algo por descubrir que pasa inadvertido a menudo pero que siempre está ahí al acecho, a la espera.


Un besote

FiNi dijo...

Los libros de la ley, el antes y el después
de los historiadores, los mismos ciclos de amor
y desamores, los salmos del hebreo y el cordero
se citan cada vez y una tras otra.

Cuanta verdad, amigo en sus versos.
¿y qué hacer, entronces?
Ud me contesta la pregunta.

un gran gran abrazo y pedaleos inFINItos.
Fini

Horacio Fioriello dijo...

Maby dijo:
querido juande
a un poema que es inmenso y excelso
solo puedo humildemente contestar en poema

des ata/v/bismos

recurrencias
ciclos
círculos
todo consigna que giramos
si nada es absoluto
tampoco lo es este carrusel del todo

es la certeza que parece
confimada de un sol que viene vino vendrá siempre
siempre?
no tengo lo confirmado no coloquio con la pacha mama

sí bendigo
que mientras haya una luz un rayo un buenos días
los que somos y los que trajimos a ser
entre sus recurrencias y estallidos descubiertos
de primera vez
habrá quien sepa gozar con el estremecer
de una luna regalada
el calor del astro en el río
y la magia de cuanta noche se ofresca paraguas
trama de estrellas perfume de azucena
que aunque sea tan vieja como la primer semilla
será en cada floración la nueva...
la nueva que abrace las diferencias
que supimos repetir
y las únicas que nos jugamos a vivir

aunque ya no estemos
sabremos de esto...supimos...sabrán los pasos
de papeles que dejamos al viento
y que en manos nuevas nos dibujaran eternos
simplemente hombre y mujer que sabían volar

mabel y abrazo

Editado por: Mabel Casas fecha: 4:15 pm