martes, agosto 14, 2007

UNA DE MAYO ( a Adela Botta )


Alta, piernas largas
Y un tapado bordó su única prenda.
No. Tres perros meones marcando territorio
la arrean de vuelta de su ruta cancina.
un tapado bordó su única prenda.
No. Un gorro bordó tejido de lana
le abriga una idea recurrente.
Espinas de llovizna se incrustan en su frente
como balas de goma.
No. Como balas de plomo que no matan,
solo hieren profundo y la estaquean
al recuerdo del hijo, unigénico hijo
desaparecido hijo. Su hijo.
No. El aparece recurrente y sus perros
tironean las correas que arrastran sus huesos
al presente con debida obediencia.
No. Al pasado que la sigue como sombra.
Los perros tironean las correas y ella,
y ella se deja que la arrastren mas allá del consuelo.
La muerte se ensaña con su vida: La ignora.
No puede matarla dos veces
ni sacarla de las fauces de su infierno.
Sola. Levitan sus huesos flacos en la anchura
de algún río de la plata.
Exactamente ahí yace con él. En el fondo del río.
A veces, solo a veces dice su nombre. Yo no lo se.
La llamo :Sombra.
Punto final.

5 comentarios:

FiNi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
FiNi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
FiNi dijo...

No quiero entristecerme en esta madrugada 14.
pero me han gustado una vez más hasta la tristeza,sus versos.

un abrazo inFINIto, Fini

pd: la tercera es la vencida, suprimí los anteriores. No me gustan los errores ortográficos,aunuqe sean sin querer.

carmen dijo...

Pues serán recíprocas nuestras lecturas. Sabes leí tus versos y no supe que decir. La palabra no pudo nacer y se murió en mi garganta atrapada por el dolor de la madre....Ahora te dejo ese sentimiento que provocó en mí.
Eres grande Horacio ¿Te lo habían dicho?
Un saludo muy especial

María Inés dijo...

Horacio:
Muy sentidas tus palabras,
cuando el verbo arranca de las entrañas del ser, el resultado es prodigioso.
Que la memoria no abandone la cabeza ni el corazón de los hombres,
porque se pueden morir muchas veces, cuando la historia es olvidada, aunque sea olvidable, debemos recordarla.
Cariños