sábado, septiembre 29, 2007

un día baldío




Yo he de morir también. Yo moriré una tarde
o una noche, nunca jamás una mañana.
Yo moriré una noche
en la penumbra, de una luna que emboba con su luz
y te la da sin que lo sepas
como si fuera propia;
y uno le cree… y uno le cree...

Yo moriré la noche en que un ave desafine
al despertar de una pesadilla
de embarrotado cautiverio,
y el árbol descarne sus raíces
mas allá de sus articulaciones,
buscando perseguir una utopía.
Quien dijo que es feliz
asido al mismo terrón toda su vida?

O moriré una tarde… como el sol
Que se derrama en parto macho
para gestar la noche;
entre las piernas abiertas de la tierra.

Yo moriré también, jamás una mañana.

Por que no se puede uno, dar permiso,
de morir todos los días
y yo todos los días muero,
en cada amanecer,
sabiendo que tampoco
he amanecido muerto.

Yo moriré la noche, o la tarde
del mismo día baldío en que nací,
por que yo he nacido una mañana
retorcidamente ausente!

8 comentarios:

deborahadaza dijo...

Este poema señor es brutalmente bueno, cada simil es una confesion de rebeldia y de belleza, es estupendo, de verdad, es emocionantemente bueno

todos los abrazos de la muerte!!

viruta dijo...

va mimo doménico
& un mutis por el foro

Insomne dijo...

..y tan alta dicha espero,
que muero porque no muero.

Un abrazo Horacio.

©Claudia Isabel dijo...

Encantada de entrar a tu mundo y poder leer hermosa poesía.

María Inés dijo...

Un tiro en el corazón de la emoción!

Morgana dijo...

Me ha removido. Cada frase ha desatado una pequeña emoción que se ha ido extendiendo. Yo nací una noche, y será por eso que también creo que moriré durante una, al igual que sucede con cada día que transcurre, con cada segundo. Morimos para volver a renacer, y así vamos vagando de instante a instante, en el loco proceso de conocernos a nosotros mismos, que no cesamos de cambiar

Luli dijo...

Quieres morir tocando el extremo más dulce de la tierra.

Sublime

Besos

Senén dijo...

Bo pelotudo!! Donde andás?? El poema esta bueno, este asunto de "jugar" con el tema de nuestro final es reiterativo en los que escribimos. Dicen los psicólogos que es una forma de suavizar las aristas de un asunto muy delicado.
Se cuida, vaya un abrazo
Senén