lunes, septiembre 10, 2007

Todos Putas



Hay un puñado grande de mi tiempo que lo ofrezco.
Me alquilo, no me vendo.
No me entrego en orgasmo por entero.
Trabajo. Y en esa circunstancia de opresión,
de sexo violento, de autocracia feroz ,
de romperme el culo por dos mangos
él paga y yo obedezco.
Hago lo que me pide y él me paga,
y yo, tan puta como vos,
reclamo al sindicato del oprobio
me endosen un aumento.
Por eso, yo te entiendo,
La vida tiene el precio que las putas.
Y en este catre sucio del que manda
yo también me acuesto y me revuelco.

Dan ganas de parar y orinar en la vereda.

12 comentarios:

peregrina dijo...

Y sì hay veces en que el arte necesita ciertos términos artísticos, jajajja.
Siempre bueno lo tuyo Horacio. beso!

Insomne dijo...

..y de cagarse en el convento, Don Horacio.. ya te digo.. pero.. como usted dice:
acatamos y obedecemos..
y agachamos las orejas
como si fuesemos perros..
..dame pan y dime tonto,
y mañana.. ya veremos.

GaMe dijo...

El ultraje y el desdén
tatuado hasta las tripas
sudores ficticios
un cúmulo de plañires falsos
la piel sabia de sórdido desprecio
de farsa
de engaño
de artificio...
Y en el fondo mas hondo
una soledad que aulla
la vejación en cada entrega.

Tremendo Horacio, veo que las musas se sienten muy a gusto en tu cueva.

Besos Poeta.

deborahadaza dijo...

Quien cree? quien puede ser tan imbecil de creer que puede pagar, q tiene el dinero suficiente para alguilar el cuerpo de una mujer?
Solo alguien tan imbecil asi pudo haber creado a la prostitución, por muy grande q sea la paga, el cuerpo siempre se da por gracia porq no hay nada que alcance a cubrir ni siquiera un poco de calor o de placer...

Excelente texto, crudo, verdadero, estupendo.

un besote a vos!!

Amor dijo...

y aparte la disponibilidad masculina para dejarse querer, mal vista a veces en las mujeres, sin razón desde luego

amor

viruta dijo...

'sexo, alcohol & rock 'n' roll'

penumbras en rojo
sábanas ajadas
algo viscoso chorreando el piso
y en el dofón
el réquiem de una viola
volándote los sesos

carmen dijo...

El poder que adquiere tu palabra es palpable; la fuerza tras cada revolcón literario al leerte.
Yo también quisiera alquilarme para comprobar el placer de las musas.
Como siempre perfecto

Pequeño Shopenhauer dijo...

"La vida tiene el precio que las putas".

El poema lo celebro, y esta frase me la quedo.

María Inés dijo...

Horacio:
Tienes una mirada descarnada de la vida que duele, duele...
Pero...
Es cierto...
Todos nosotros somos payasos del mismo circo...
Te quiero mucho...

Pequeño Shopenhauer dijo...

Gracias por los buenos deseos. Creo que eres la primera persona que tiene un poco de amabilidad para este pobre viejo gruñón.

Un abrazo

Amorexia dijo...

Fuerte y visceral, realista, feísta, sucio, depravado, maravilloso como esa miada en la vereda! Buen texto.

Senén dijo...

Comparto lo del Pequeño Shopen "la vida tiene el precio de las putas" histórica frase a mi entender.
Otros hablan del "puto precio de la vida". Todos hablan de lo mismo.
Un abrazo
Senén