domingo, noviembre 11, 2007

Si acaso



Quiero tu gemido quejumbroso,
ahora que el sol está muriendo;
no me humilles...
No me pidas amor que sabes que no tengo,
Solo me queda este estertor de orgasmo
Y un simulacro de muerte
Que puja desde adentro
Casi casi un niño,
Casi muerto.

5 comentarios:

Ninia dijo...

morimos un poco al amar
cada día.

hermoso.

deborahadaza dijo...

Ja, eso duele...

María Inés dijo...

Desgarradora manera de amar...

Tabita dijo...

algo en mi se revolvio al leer esto, como al ver el reflejo en una vitrina

ro dijo...

Confío en que el sentimiento sea ficción. Espero que en algún lugar, en algún otro tiempo te esté esperando el grito del amor intenso y no sólo el estertor del orgasmo.