jueves, junio 07, 2007

El Mago













por Juan de los Palotes





Ya puse una luna
al medio de tu calle entre los árboles;
y entendiste que el truco era sencillo.
Te convertí en pájaro y sople tus alas
para volarte a donde sople fresca
la brisa de las almas
y te vi en los ojos la expresión de niña
que asombra de rubor ante el sabor
a fruta nueva.

Pero no era magia...

Ya clave los astros en el cielo
para que soles y lunas alineados
te levanten a la mar
de tus aguas la marea
y te viste mojada de silencios,
que durmieron tus ojos con un beso.
Tampoco creíste que el truco fuera honesto

Entonces empapo mis manos
con sabia de árbol viejo
y escribo con ellas este verso:

Ya veo; no soy Mago.

Te di a probar lo dulce
que un limón puede;
Si comparas amargos relativos.
Y ahora confundes fantasía con fantasmas
Te bautice mi Hembralma,
Por rotulo que nombre te reclamas
Lo dicho
Si no puedo ser todo; no soy nada.

Donde aprender el truco
que devuelva esa luz a tu mirada?

3 comentarios:

Paz dijo...

Esto es una bellisma fantasia real y amorosa .

Paz/

deborahadaza dijo...

¿cuanta ternura tienen los magos escondida entre los conejos y las palomas? usted la aparece cada vez que vuelo y creo... abrazos

carmen dijo...

:-) me gusta tu palabra "hembralma"...una persona muy especialmente emotiva puede referirse a esa unión...y por supuesto un poeta.
Eres un encanto por los comentarios que me has dejado.