lunes, julio 30, 2007

Plegaria




No me quites lo único que tengo que es todo lo que tengo,
No me lo quites todo, que nada tengo,
No me quites lo que nunca me diste, ni lo que prometiste darme,
En la inconclusa promesa de tu eternidad en monopolio
ni lo que nunca te pedí.
Ho Dios!, grandísimo hijo de puta, guardián de los herejes desterrados,
De las putas arrepentidas de fornicar sin amor,
De tus idólatras infieles,
De los cornudos infieles,
De los soberanos ungidos con la espada de tu ira,
De los jodidos maricones con sotana angurrientos del poder del soberano pueblo,
De nuestros descerebrados gobernantes,
Hacedor de cruces para mortificar hijos
Y de toda alma que ronda en las tinieblas del tríptico eclipse de los tristes amantes
Ho Dios, padre hijo o nieto de putas, o lo que quieras ser,
No me quites ahora este papel en blanco,
Ahora que hay tanta mierda que limpiar.

8 comentarios:

peregrina dijo...

Hay un proverbio turco que se me cruzó ahora "Los que de veras buscan a Dios, dentro de los santuarios se ahogan".
Qué fuerte Horacio, me pregunto si hay dragones en tu alma para sacar algo tan bello y brutal.
¡Oh! me olvidaba...un beso.

GaMe dijo...

Cruelmente bello...me embriagan las palabras cuando son paridas desde las tripas, desde el tuétano. Con el corazón desgarrando el papel otrora virgen para colmarlo de plañidos...

Me fascina leerte Horacio, de verdad que sí.

Besos eclipsados.

Sirena dijo...

Muy visceral, toda una súplica desde el fondo de tus entrañas. Me gusta como escribes, amigo. Gracias por pasar por mi mar. Volveré en breve. Encantada, un placer. Abrazos. :)

FiNi dijo...

me has hecho acordar a un amigo...tan similares sus versos.
nuevamente Horacio,o Juan de los palotes.
andamos con alo de Plutón en el alma y sin Dios en las iglesias.

mucho me ha gustado.
mucho.

Nada te quitará, que no te hayas quitado antes.
abrazos inFINItos.
Fini

José Camúñez dijo...

Plegarias que no son atendidas... eso me suena demasiado.

carmen dijo...

Arrancando verdades o mentiras que ahogan.
Mejor dejar fluir sin más para que todo vuelva a estar dónde tiene que estar.
"Te doy permiso Dios
Para desgarrar mis entrañas
Y exponer al mundo
mis más íntimas emociones
Navegar hasta llegar al alma
Para comprender-me
Justificar-me"

Me encanta lo que escribes. Besos

*AntagoniSta* dijo...

Qué algun Dios necesitado de plegarias, se detenga en tus letras, ojalá así sea.

Fascinante leerte!

María Inés dijo...

Es interesante exorcisar los miedos por medio del rezo...