miércoles, agosto 29, 2007

Silencios



En todo silencio se amontona
una alcoba vacía de sermones
un rincón poblado de reproches
una mesa vacante de botellas
desnudas. Desnudas y en la cama,
las paginas de un libro sin renglones,
mamarracho de luto y disimulo.
En todo silencio se amontonan
las ganas de todos los sentidos
consentidos y un capricho hostil
buscando un cuarto, un aposento
una morada, donde no estar tan solo,
donde tender pañuelos
para enjuagar a diario.
En todo silencio se amontona
el enano rebelde que juega a ser gigante
que duerme, de rodillas, contra el pecho,
tan enrollado al fleco de la manta
que ni el frió de adentro pueda salir del cuero.
Es que todo silencio es en resumen
una demencia invicta amontonando pausas
para seguir aullando.

4 comentarios:

Luli dijo...

Y es allí donde nace el vicio...

Genial

Besos

maby dijo...

leo
sintiendo de que se trata
indefectiblemente llama releerlo y en cada lectura vuelve a anudarme el aire y abrirme los ojosgrifos

enorme tu trasmisión de un "estado de situación" tiene toda la potencia de la sensibilidad humana que resiste por que aún siente,ama y estamos vivos
un beso compartido en ese silencio,gracias por compartir el poema que puebla cada silencio

FiNi dijo...

paso a agradecerte nuevamente poeta.
con más tiempo vuelvo a leer todo lo que el viento se llevó.
un abrazo inFINIto.
Fini

pd: cuantas cuantas letras nuevas amigo!

Ana R dijo...

Siempre he creido que en el silencio nos guardamos...hasta la memoria.Hasta todas las soledades...

Saludos