lunes, agosto 27, 2007

Puerta virtual


Ahora que la puerta aún aroma en barro
la rosa despreciada.
Sobran matices a las sombras
cuando el sol ilumina de ocres y sepias el camino.
Siempre hay un después
que amontona funerales en una despedida.

3 comentarios:

GaMe dijo...

Y cubierta de sombras, sepias y ocres he quedado prendada en el umbral de tu puerta...

Las musas se atrincheran contigo por las noches, no?

Besos Poeta.

Joni Charles Machete dijo...

Poderoso. Sobretodo la rosa despreciada. Chevere, chevere.

peregrina dijo...

Y si me robo esa puerta?