sábado, septiembre 01, 2007

Embrujos de agosto





No se si eres Gregal, Leveche o Tramontana
Si L’abregu o Ábrego o si Galerna,
si arrancaras mi fronda de cuajo hasta el averno
en que moran los dioses denostados
sin que pueda aferrarme a un silabario.
No hay hoja en mi cuaderno que no tiemble
cuando tu prosa pasa lisonjera
y no hay brisa por tenue o por ligera
que no, que no,
que no tenga de vos en el espejo
donde ríen sus lagrimas las musas.
Si tengo que morir, que no hay remedio,
Por que ya escrito está que un día
mi nombre morara en los cementerios,
que saquen un listón de mi madero
Y un Juanito me resurja en la laguna
barrilete de Berni hasta el umbral,
en que empieza a virar la magia de tu pluma.

5 comentarios:

Insomne dijo...

Mi primer pensamiento ha sido..

¡¡ Buaaa que foto !! Genial..

Pero ahora podria añadir..

¡¡ Cooooññññoooo que texto !! Magistral..

Gracias Maestro

Pd. Este me lo subrayo, me lo guardo para mi, hago de mi capa un sayo.. y se la brindo sin fin.
Un aplauso al adalid del pensamiento y el ensayo.

Alejandra Dening dijo...

Me mató este verso:

mi nombre morara en los cementerios

Me mató, literalmente, literariamente... es genial...

Besos!

peregrina dijo...

Te lo voy a robar, mirá cómo te lo digo!
Un besote Horacio!

carmen dijo...

Muchas veces no sé que decir ante la fuerza que imprimes en cada poema.....Me marcho sin decir palabra alguna para no interrumpir al poeta....
Pero me complace tanto leerte.
Cuidate y sigue deleitándonos.
Un abrazo

María Inés dijo...

¡¡¡¡Maravillloso!!!!!!