jueves, febrero 28, 2008

Consuelo de Esopo ( o las uvas estan verdes)


Amo esa manera virginal de decirme no,
Hoy no, tampoco hoy seré el olvido;
ni el presente en tu pretérito imperfecto.
No niego que mañana también
tenga su cuota de deseo en este cuadrilátero,
y un ”ni” de tibia calma, transigirá la albura mañanera
para saldar sus deudas con el tedio de la noche;
en esta imperfecta geometría propiamente dicha.
Que aún más allá de los sabores más profanos,
me gustas más acá de todo inexplicable juicio cuando callas;
y más lejos de una lágrima si dices, en vos alta:

“ me gustan los rubores
los sonrojos, los mohines
las picardías dulces
digamos que me gustan los tentempié…
Pues..si, estás dentro mío,
a veces haciéndome mucho barullo
de modo tal que me ataca el desgano."

Tanto por decir…
Tan poco el espacio y demasiada tierra…

Entonces se parte la cáscara y rebrotas
Sedienta como raíz desnuda
Tan lejos de mi boca…
Tan tiernamente verde y aún lejana.

2 comentarios:

deborahadaza dijo...

Entonces ¿conoces la fábula de las uvas verdes? jaja

que lindo poema!!

besotes

Insomne dijo...

Eso dijo la zorra cuando no pudo alcanzarlas.. va! si estan verdes :)..

Un saludo Don Horacio