miércoles, marzo 05, 2008

Maldito Orfebre



Una, sólo una. Tan sólo sólo una, desde las tripas y a la par.
Yo y esa una, balanceando el balance… en la balanza
que siempre… siempre te afana cien gramos!

Una a la una a las dos... - y a las tantas;
Como en si fueran las granzas de un collar... y para qué?
Todas las perlas rebotando en las baldosas
de esta vereda callejera... Y yo?
en cuatro patas y al tanteo, a ciegas...
tratando de encontrar esa que falta,
la que cayó rodando en la alcantarilla del desagüe.

Tengo enhebradas las hebras de estos flecos de amor
Desparramados.
Y...
Este collar sin vos, tan inconcluso...

2 comentarios:

mabel casas dijo...

el poema envuelve dulcemente como algunas noches dormimos dos desde las tripas y a la par
contiene la palabra tenue que conmociona
hasta duele
el amor duele...duele?y en este poema esta el amor de "uno"con "una" y un amor así no se muere; balancea
siempre todo tan fuerte...intenso...aún desde ser tan inconcluso......ES

suena un coro de dos voces ,magicamente en una...
placer que haya nacido su escrito
besos

deborahadaza dijo...

auchhh q lindo!

no se q mas decir, un besote, chau