martes, octubre 13, 2009

Cargando tintas

La imagen pertenece a Lisandro Demarchi





Tampoco hoy puedo escribir.

Es menester la sangre en puño
para engendrar el verso
y hoy mis venas no eyaculan
ríos tinta.
No es el vino, no
ni el estomago lleno, no
ni los años que pasan
como el caudaloso río
buscando el mar que lo detenga.
Ni el hambre ajeno buscando una garganta
que grite por ellos la injusticia.
Ni la injusticia que arranca de cuajo
los condones de los pobres
para reproducir miserias.
Ni la miseria, que como Dios,
en cada esquina asecha.
Ni Dios tampoco, no
No son Dios ni Lucifer
culpables de mi suerte.
Yo soy dueño de mi Hoy, únicamente;
ayer me tiene de rehén
y no me suelta



3 comentarios:

DudaDesnuda dijo...

¿Cuánto pide de rescate???
Hablo del ayer, claro.

Besos y liberaciones

Palabras como nubes dijo...

Excelente, Horacio! Ni menos.
Abrazo
Jeve

Magah dijo...

Excelente!
Rendida, sinceramente.
Necesito volver a leerlo, para llevarlo conmigo.


Un abrazo

MAGAH