viernes, abril 30, 2010

zumbando moscas


 Dulce es el sueño del niño burgués

para el pibe de la villa,
(limpia parabrisas en el semáforo
mientras come promesas.)
El niño burgués tiene
el miedo que le enseñaron a tener
y una envidia rayana por esas manos sucias
de tocar la tierra en que las moscas zumban
(pobre niño burgués,
no conoce el olor de la basura agria)
El pibe de la villa acaricia un sueño
que el niño burgués toca despierto.
Pobre niño burgués el día que el villero
deje de producir por su salario.

3 comentarios:

Nannou dijo...

Crudo, cruel, real...lo sentí.

Un abrazo por la sensibilidad.

Marisa dijo...

Las desigualdades entre los sueños de la calle y los de la mansión. Aunque todos nos igualamos porque soñamos.
Precioso poema, intenso, sensible,real.
Un abrazo.

AnaR dijo...

Impresionante, no admite rèplica.Inmenso.

(Horacio:para acceder al fondo de la web, solo tienes que entrar poniendo la dirección y contraseña con la que te registraste en ese blog.Si tienes algún problema,vuelvo a enviarte la invitación)

Abrazos