lunes, mayo 03, 2010

Adivíname.















Adivíname, de que color te guardo
cantando como un Himno,
el grito sagrado de tu río revuelto.
Tengo tu voz grabada en el olfato
y un poco, solo un poco de tus aguas
naufragando en mi garganta.
Mi lengua tiembla
al filo de este idioma mudo de palabras.

8 comentarios:

Palabras como nubes dijo...

De una sutil hermosura, no es nada fácil... Me gustó mucho.

Abrazo
Jeve.

Marisa dijo...

Poema muy sugerente y erótico, de gran intensidad para describir los rincones de la intimidad callada.
Me ha gustado, Horacio.
Un abrazo.

Nannou dijo...

Muy sugerente.
Bello.
Un abrazo, Horacio querido.

Sil dijo...

muy bueno, las palabras se hacen eco en mi,
un abrazo

Ktana dijo...

yo adivino . tu espera de siglos, yo adivino lo que tus labios quieren, yo adivino que esperas encontrar ...
despues de tantos siglos de desencuentros al fin estas aquí ...

diana poblet dijo...

Espléndido, un poema soleado.
Supongamos que lo secuestro para el Ellos y yo y, claro, ante cualquier reclamo del autor, lo devuelvo.
Con mi abrazo.
d.

Ema dijo...

hermosoooo Horacioooo,la imagen es el poema y el poema la imagen en perfecta simbiosis.

divannimolotov dijo...

como se afilan las palabras, con que lima?
-muy bueno su poema, che juande.

congrats.
dmtv

.