miércoles, noviembre 06, 2013

amarre en prosa




Si muero, por que morir se puede,
camina nuevos cruces que nunca hayan pisado
nuestros pies en amarre.
Por qué morirme puedo, algún día y entonces
serán tuyos los otros, ya no míos ni nuestros;
serán tuyos los siglos del memorioso olvido.
Si muero, prométeme una cosa, una cosa del alma
prométeme el olvido tan afín al silencio
prométeme, si marcho y ya no vuelvo
que quemaras mi prosa en un cuenco de estiércol
que enterraras mis manos junto al pan ruginoso
que olvidaras mis piernas hurgando entre tus piernas
que saciaras tus ansias con florecidas coplas
en alas de otro vuelo
Y escupirás mis versos con saliva de urgencias
y arrojaras mi carne al fuego de lo breve
y roerás mi sombra si camino tu sueño.
Y si acaso no llega el temido silencio
Y notas que me escurro por tu muslo desnudo
en la penumbra opaca de un despertar sudado
y no alcanza el olvido a matarme mil veces
acaricia mis letras, pronúncialas en versos
recita de memoria mi nombre como un rezo
hasta que se humedezca mi piel en tu recuerdo
que encontrare la forma de volver como un perro
a lamer tus heridas desde el aciago averno .

No hay comentarios.: