jueves, septiembre 25, 2008

De cegueras y tumbas




“ ya la noche moja su pincel… y hace con él… la primavera…”




De a poco domo oscuros matices con mis ojos,
me adentro en su apariencia oscura y los descubro.
La noche tampoco tiene negros absolutos,
y entre sombras resurgen timoratos, retraídos
tonos de grises lánguidos y azules zarcos.
Entonces reverbera el asombro entre las sombras:
Todo en mi es solo una ceguera aprisionada.

2 comentarios:

Martín Aon dijo...

Esto está muy bueno, Horacio. Muy bueno.

"La noche tampoco tiene negros absolutos..."

"Entonces reverbera el asombro entre las sombras..."

Felicitaciones.
Un abrazo.

claudia dijo...

viste, como cuando miramos al sol, y ya no vemos más

lo bueno si breve...
bello, horacio
un abrazo
claudia